Conociendo las partes que conforman un toldo

En nuestro primer artículo os empezamos a desgranar ciertas características de los toldos (cuáles son sus finalidades, los tejidos con los que se realizan…). Hoy queremos profundizar un poco más y os explicaremos cuáles son todas las partes que forman parte de un toldo y cuáles son sus características.

Por norma general, los toldos se dividen en tres grandes elementos: la estructura, la lona y el accionamiento.

 

  • LA ESTRUCTURA, EL SISTEMA QUE AGUANTA EL TOLDO

Si nos fijamos en las estructuras de los toldos, veremos que en la mayoría de los casos están fabricadas en aluminio. Esta supone el “esqueleto” del toldo y de ella depende su funcionamiento, su eficacia y su durabilidad.

Podemos encontrarnos diferentes tipos de estructura, pero sus componentes serán los siguientes:

  • Los soportes: encargados de la sujeción a la pared.
  • Los perfiles: tienen dos funciones, una de ellas fundamental. No es otra que ser el elemento de apoyo en la tracción del conjunto. Su otra función es la de hacer de protectores del enrolle de la lona.
  • Los brazos: generalmente, encontramos dos tipos de brazos: los articulados y los de punto recto.

 

  • LA LONA. LA ENCARGADA DE PROTEGERNOS DE LA LUZ SOLAR

En nuestro primer artículo (¡LLEGA EL MOMENTO DE INSTALAR UN TOLDO!)os comentamos los materiales con los que suelen realizarse los toldos y qué tipo de tratamientos reciben para contar con sus características. Podéis acceder al enlace para conocerlos.

Es fundamental que la lona nos de todas las características que necesitamos. Por eso, cada vez son más los tejidos técnicos de última generación que facilitan su mantenimiento y ofrecen particularidades de gran nivel como, por ejemplo:

  • Gran capacidad de transpiración.
  • Textura de tejidos más fáciles de limpiar.
  • Gran flexibilidad.
  • Máximo aislamiento térmico.

 

  • EL ACCIONAMIENTO, ABRIR Y CERRAR SIN PROBLEMA

Por último, os hablaremos del mecanismo que todo lo mueve: el accionamiento.

Debemos tener en cuenta que el grado de precisión del toldo va directamente relacionado con el tipo de accionamiento que le instalemos. Hoy en día, existen tres tipos de accionamiento: el manual, el motorizado y el automatizado. Los toldos motorizados son los más recomendados gracias a su comodidad y funcionalidad. Pero veamos en qué se diferencian:

  • Toldo manual: el que hemos visto y usado prácticamente siempre y pueden existir dos tipos, el más tradicional con máquina elevadora y manivela, y el que contiene máquina rápida y elevadora. Estos últimos actúan con un muelle que facilita la recogida del toldo.
  • Motorizado: dentro de estos modelos, encontraremos aquellos que se accionan a través de un pulsador o también los que funcionan mediante mando a distancia. En ambos casos, los toldos motorizados son una inversión segura gracias a su fácil uso y gran precisión.
  • Automatizado: aquí debemos puntualizar que los modelos automatizados son como un complemento de los toldos motorizados. Podemos programar el toldo según la intensidad del sol, en caso de lluvia o si la velocidad del viento es superior a la habitual. A partir de cómo lo tengamos configurado, se accionará su apertura o cierre, según convenga. Lo último en este tipo de sistemas lo encontramos con TAHOMA y CONEXOON, de SOMFY. Podremos controlar la activación de los toldos y otros dispositivos domésticos mediante una app móvil, y en nuestro hogar de manera simple y cómoda mediante el control de voz.

 

Déjanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>